La transformación digital de las pymes lleva muchos años en marcha y desde el primer momento era una medida necesaria y crucial para el futuro de cualquier empresa, fuera cual fuera su tamaño.

Hoy, el término transformación digital de las pymes está en auge porque hemos entrado en un período crítico en el que las empresas que no se adapten al nuevo ecosistema digital corren el riesgo de desaparecer. Pero lejos de discursos apocalípticos, esta inminencia del cambio se presenta como una gran oportunidad y con un partner digital adecuado se puede afrontar sin riesgos.

Cuando ejemplificamos la transformación digital de los negocios tendemos a buscar casos sofisticados de grandes multinacionales que a través de un robusto departamento de I+D y bajo cooperación transectorial con otras multinacionales consiguen lanzar un producto refinado que pasa a engrosar el flamante catálogo de Internet of things. También hay casos de empresas que, empleando una tecnología ya existente, reinventan un negocio. Ahí está Uber, una revolución que vino de unir el smartphone y el coche.

Por último, hay pequeñas empresas que hacen pequeñas revoluciones locales. Hace poco nos contaban el ejemplo de una casa de comidas para llevar, que cada semana automatiza campañas de email marketing con el menú de cada día y cierra los pedidos antes del mediodía. La idea surgió de un cliente que les escribió por mail desde el trabajo para concretar el pedido. Fue la chispa que encendió la mecha: ¿Y por qué no enviamos el menú por mail a todos los clientes de manera automatizada?

Implementando un sistema de email marketing y un CRM sectorial han incrementado los beneficios económicos y les ha generado una cadena de ventajas en cascada:

– Registran y analizan inputs de sus clientes (sus gustos, sus costumbres, hasta las alergias).
– Como resultado de esos datos, pueden afinar en los menús diarios, incluso personalizarlos, y ahorran tiempo a la hora de confeccionar el menú semanal.
Mejora la satisfacción del cliente y su fidelización atrayendo además a nuevos consumidores.
– Controlan el stock con más precisión gracias a los encargos cerrados.
– Todo está centralizado, seguro y organizado, en un sistema en la nube, pudiendo gestionar desde cualquier lugar, no sólo desde el establecimiento.

La transformación digital de las pymes 02

La iniciativa como motor de la transformación digital de las pymes

El feedback positivo de la transformación digital de las pymes anima a seguir impulsando el cambio. En este study case: ampliar su radio de acción, desarrollar un ecommerce, trabajar en nuevos productos no perecederos, invertir en marketing y publicidad digital. Y todo ha surgido debido a cuatro factores fundamentales:

Escuchar al cliente. Observar atentamente a los clientes y asumir su poder a la hora de tomar decisiones empresariales.
Automatizar y digitalizar. La automatización y digitalización de procesos conlleva un ahorro de tiempo y costes.
Apostar por los empleados. Escuchar a los empleados e invertir en su capacitación digital es un factor determinante como motor del proceso de transformación digital de las pymes.
No temer a la inversión. Encarar con confianza un proceso que es irremediable (y beneficioso) para la pequeña y mediana empresa.

La tecnología puede ser el material con el que se construye la transformación digital de las pymes, en el proceso es fundamental contar con los servicios de un partner adecuado, pero la ejecución solo puede venir de la iniciativa y el ímpetu del empresario.