La transformación digital de la mediana empresa es ineludible. El 40% de las empresas españolas no existirán en su forma actual en el 2.021, según un estudio de Fujitsu. Toda empresa, sea cual sea su tamaño, está viviendo un proceso de transformación digital.

Cualquier negocio, aunque no haya trabajado por adaptarlo a un entorno digital, se ha visto afectado en mayor o menor medida por la revolución tecnológica. El desarrollo de las empresas estarán determinados por su adaptación a un medio cuyas características generales son:
Hiperconectividad. El mundo está hiperconectado y ya no sólo entre personas, ha llegado el “internet de las cosas” donde también entran en juego los objetos cotidianos.
Computación en la nube. Ya es muy sencillo trabajar en la nube desde cualquier lugar, desde cualquier dispositivo y tenerlo todo a salvo gracias a las soluciones de cloud computing.
Proliferación de dispositivos. La aparición de sensores, gadgets y dispositivos móviles nos facilita una gran cantidad de información que, bien gestionada, puede aportar mucho valor a la empresa.
Proliferación de software. Cada día salen nuevos productos y soluciones digitales para la gestión de recursos de la empresa o se optimizan los ya existentes.
Ciberseguridad. Las empresas pueden encontrar soluciones seguras que eliminan la vulnerabilidad interna y externa de la empresa.

Las buenas prácticas en el proceso de modernización de la mediana empresa puede traer grandes beneficios ya que mejora la competitividad incluso frente a las grandes empresas, la brecha entre medianas y grandes compañías se diluye. La tecnología ofrece información sobre las fortalezas y debilidades de la empresa. E igualmente automatiza procesos que ahorra costes innecesarios.

Cualquier gerente puede pensar que está dentro de esa transformación digital de la mediana empresa por el hecho de emplear algunos recursos tecnológicos. De hecho, todas las pymes tienen en funcionamiento muchos de estos recursos:

  • Software de colaboración entre empleados para compartir documentos y calendarios
  • CRM o Software de gestión de relaciones con clientes (Customers Relationship Management)
  • Analítica e inteligencia de negocio
  • Comercio electrónico, facturación y pedidos online
  • Soluciones de planificación de recursos empresariales

Sin embargo, no es la implementación de un recurso tecnológico el que determina la transformación digital, sino el correcto uso y la integración con los demás elementos que componen el nuevo ecosistema digital.

transformación digital de la mediana empresa

 

Cómo adoptar una estrategia de transformación digital de la mediana empresa

La transformación digital de la mediana empresa y el crecimiento de los ingresos están íntimamente relacionados. Según un estudio de Sap, las medianas empresas con ingresos superiores al 10% anual están metidos en la transformación digital. Ahora bien, para proceder a transformar la mediana empresa, son necesarios una serie de pasos para llevarla a buen puerto:

  1. Piense en la empresa, sus trabajadores y sus clientes. Parece un punto evidente pero es importante empezar por aquí ya que a veces no se encuentra el equilibrio. Es imprescindible e ineludible la transformación y además traerá beneficios pero hay que medir los tiempos y los recursos. Una transformación rápida puede desequilibrar la empresa o beneficiarla, un proceso lento puede ser necesaria o destruirla. El salto al digital de una mediana empresa requiere maniobras más pesadas que una pequeña empresa, de ahí que para encontrar el equilibrio durante el cambio se requiere el siguiente punto: necesita apoyo profesional.
  2. Apóyese en los profesionales del sector. Para emprender un cambio hace falta el asesoramiento de un partner que conozca el mundo al que se adentra la empresa. No es lo mismo entrar con una herramienta a ciegas que acompañado por un guía que conoce el camino. Nadie sabe mejor que el empresario sobre su empresa, pero necesita de alguien que conozca el nuevo ecosistema digital y le ayude a hacer un diagnóstico previo y una hoja de ruta.
  3. Trabajo y colaboración en la nube. Los nuevos software de gestión de clientes, el ecommerce, los programas de gestión de recursos y facturación, todo unido a las soluciones de trabajo en la nube agilizan procesos, ahorran costes y ofrece seguridad. El proceso de trabajo está cohesionado e integrado en la nube.
  4. Datos, datos, datos. La tecnología ofrece una ingente cantidad de datos que, bien interpretadas, se convierten en un valor diferencial para la empresa. Las grandes empresas ya llevan años adentrándose en el big data. Las herramientas de analítica apropiadas son un gran aliado, y nos surten de información sobre nuestro negocio. El esfuerzo por comprender esta analítica trae una gran recompensa. Al fin y al cabo, la tecnología nos está hablando del negocio: qué quieren los clientes, cómo lo quieren, cómo estamos respondiendo. La clave está en analizarlo para saber cómo mejorar aquello que ofrecemos para tener una empresa productiva, saneada y atractiva.

Retomando la primera línea de este artículo, la transformación digital de la mediana empresa es ineludible. Y habría que añadir otro adjetivo: beneficioso. En principio puede abrumar la idea de volcar un negocio al digital pero en la práctica es un ejercicio ventajoso que ahorrará tiempo y costes, generando importantes beneficios.