El contenido de calidad es la base de toda estrategia de marketing digital y uno de los principales factores que tiene en cuenta Google para posicionar las webs.

En un medio cada vez más saturado de información, solo conseguirás seguidores fieles si ofreces un contenido realmente interesante. Y solo te dejarán su correo electrónico si puedes ofrecerles algo que de verdad les merezca la pena.

Marketing de contenidos, protagonista de tu estrategia digital

En un contexto en el que la publicidad se percibe como intrusiva entre los usuarios de Internet, el marketing de contenidos está teniendo mucha aceptación y consiguiendo buenos resultados, ya que ofrece al consumidor lo que quiere en el momento justo.

Por tanto, dentro de la estrategia de marketing digital de una empresa, el contenido se sitúa como una de las piezas clave para atraer visitas, conseguir un buen posicionamiento y generar una buena imagen de marca.

Las empresas lo saben, no obstante, la mayoría cae en los mismos errores, unos descuidos que ninguna marca debería tener si quiere que su estrategia de marketing digital funcione.

¿Has definido la estrategia de contenidos de tu empresa y no estás obteniendo los resultados esperados?

Quizás estés cometiendo alguno de los errores que te contamos a continuación.

Errores más comunes que cometen las empresas en su estrategia de contenidos

Veamos cuáles son los principales fallos que nunca debe cometer una empresa en su estrategia de contenidos.

1 – No tener una estrategia de contenido

Empecemos por el principio. ¿Quizás es que no has definido tu estrategia de contenidos?

Este es el primer fallo que comenten la mayoría de empresas, no tener un plan predeterminado que responda a unos objetivos medibles.

Todo el mundo sabe que el contenido es el protagonista, por lo que todos quieren estar en todos los canales y comienzan a publicar contenidos sin ton ni son o, lo que es lo mismo, publicar sin ningún plan, orden, medida, oportunidad u ocasión.

Y así no puede salir bien en ninguno de los casos. De hecho, es uno de los principales errores que puedes cometer. Necesitas contar con unos procedimientos, una metodología que contemple las fases de definición temas, creación del contenido, publicación y promoción, posicionamiento, mantenimiento, revisión y control de resultados. Y debes mantener todas estas acciones en el tiempo e incluirlas dentro de la planificación de tareas de tu empresa.

También debes definir el público al que te vas a dirigir y diseñar un timing determinando tiempo y frecuencia de las publicaciones.

Solo una buena estrategia de contenidos te ayudará a conseguir tus objetivos, a tener visibilidad y a conseguir visitas de calidad para tu página web.

2 – Falta de profesionalidad

Que cualquiera pueda escribir o abrir un perfil en redes sociales no significa que esté capacitado para hacerlo bien y de un modo óptimo.

¿Quién se encarga de elaborar los contenidos dentro de la estrategia digital de tu empresa? ¿Quién los distribuye y los promociona?

Si no eres capaz de crear contenidos de calidad e interesante para tu público difícilmente conseguirás posicionarte en sus mentes como un experto en el sector y, desde luego, no lograrás captar su atención e interés para que se conviertan en seguidores de tu marca.

¿A que no dejarías a cualquiera salir en televisión hablando de tu empresa? ¿Piensas que Internet no es un canal lo suficientemente importante para cuidar quién dice y qué de tu marca? Recuerda que todo el contenido que generes se indexará y permanecerá en el tiempo en la red y que esto será lo que vean aquellos que se estén interesando por tu empresa.

Es tu carta online de presentación. ¿No crees que es muy importante cuidar lo que dices, cómo lo dices, dónde lo dices…? Con cada pieza de contenido que se publique de tu empresa, ya sea en la página web, un blog, una red social, un foro…, estás generando imagen de marca. ¿Qué imagen de marca te gustaría tener en la red?

3 – No promocionar el contenido

Otro de los errores más habituales es pensar que es suficiente con generar el contenido. Ese contenido no servirá de nada si no lo optimizas de cara a buscadores y lo difundes convenientemente, en los canales oportunos y en el momento adecuado.

Aquí se pone de nuevo de manifiesto la necesidad de contar con una estrategia de contenidos previamente definida y con profesionales que sepan cómo hacerlo, porque también tendrás que analizar los datos y medir los resultados.

A la hora de difundir tu contenido es de suma importancia que determines a quién quieres dirigir tu contenido y en qué canales se encuentra ese target. ¿De qué sirve difundir un post de tu blog en Instagram, por ejemplo, si no tienes seguidores en ese canal o tus seguidores son más de Facebook?

Debes ser constante en tus publicaciones y adaptar el contenido a las características propias de cada canal. No puedes escribir una entrada en Facebook con el mismo copy que un tuit.

4 – No analizar resultados

Además de la creación, optimización, y difusión del contenido, el análisis se postula como uno de los factores claves dentro de cualquier estrategia de marketing digital. El análisis de los datos es lo que te permitirá revisar qué ha obtenido buenos resultados y qué no está funcionando demasiado bien.

Así, por ejemplo, si detectas que una determinada temática está teniendo muy buena aceptación entre tu público te interesará escribir más contenido sobre esa temática, ya que es lo que al parecer le interesa más a tu target.

Y si descubres que los contenidos que publicas a una determinada hora del día derivan más visitas a tu web, tendrás que plantearte publicar tu contenido dentro de esa franja horaria.

O si una red social te está derivando más visitas a tu página que otras, quizás deberías centrar tus esfuerzos en esa red.

Otros errores que no deberías cometer en tu estrategia de contenidos

Hay muchos errores más que las empresas comenten frecuentemente dentro de sus planes de contenidos y de las que enumero algunas a continuación antes de finalizar este artículo:

  • Seguir optando por formatos publicitarios en vez de diseñar una estrategia de contenidos.
  • Copiar contenidos y no generar contenidos de calidad.
  • No hacer posicionamiento SEO de los copys.
  • No conocer cómo es el procedimiento de conversión dentro de tu estrategia de contenidos.
  • No compartir contenidos.
  • No escuchar a tu público y no ofrecerles el contenido que quieren.
  • Esperar resultados inmediatos.

Te animamos a seguir nuestro blog en el que te mantendremos informado sobre las últimas tendencias en diseño web, marketing digital y desarrollo tecnológico.

c2-digital-agency-CTA-seo-auditor