Cuando nuestra empresa se dedica a vender por Internet, y ponemos en marcha una tienda online, tenemos que ser consecuentes y no pensar que teniendo una web con tienda está ya todo el trabajo hecho. Nuestra tienda es una tienda más de las millones que hay, y sin una buena estrategia orientada a mejorar nuestro ecommerce, podemos ir olvidándonos de tener éxito, por lo que te mostramos esta lista de los 10 errores imperdonables SEO en una tienda online.

1 – Utilizar un CMS antiguo.

Muchas tiendas online en la actualidad, sobre todo las que son de grandes cadenas de distribución del sector retail, fueron pioneras en crear canales de ecommerce. Normalmente esos CMS no están preparados para ser optimizados en SEO, por lo que de forma natural, muchas tiendas online hechas “a medida” de hace unos años les va a costar más posicionarse que otras hechas con CMS modernos, ya que el código no suele estar ordenado y a las arañas de Google le cuesta más indigar en el código fuente de la página.

¿Cúal es el mejor CMS para una tienda online? Si quieres trabajar bien el posicionamiento, nuestra experiencia dice que WordPress, con una integración del plugin de WooCommerce. Otros CMS que puedes usar son Magento, Prestahop o Drupal, aunque como repetimos, WordPress funciona excelentemente para integrarlo con ventas por comercio electrónico y trabajar la optimización SEO en una tienda online.

2 – Utilizar una plantilla de diseño poco actualizada.

Puede que hayas leido el paso anterior y hayas sentido alivio al pensar “bien, yo ya tengo WordPress” (o Magento, Drupal…). Pues bien, hazte otra pregunta ¿se ve tu tienda online en los teléfonos móviles? ¿o el cliente tiene que hacer movimientos con los dedos para estrechar o ampliar las pantallas? Tienes que pensar que el proceso de compra tradicional se ha volatilizado en mil pedazos.

Google define esta ruptura como “micromomentos”. Es decir, hoy en día vamos con el móvil en la mano a todas partes, lo tenemos a nuestro lado cuando aparece un anuncio en television, y lo tenemos en la mano cuando vamos a comprar al supermercado. En todos esos micromomentos que a veces son de segundos, tenemos que asegurarnos que la experiencia de usuario sea muy satisfactoria, y para ello la tienda online tiene que ser de diseño responsive, y eso implica tener una plantilla de diseño que se adapte a ser mostrada en smartphones y tablets (algunas ya hasta se adaptan a smartwatches).

Dato importante si aún dudas de seguir “aguantando” con el diseño actual: el 81% de los españoles que se conectaron en 2015 a una web, fue desde un móvil (fuente: Google Insights) y el 57% de los españoles que realizaron una compra utilizaron internet para contrastar información. Además la importancia de tener una tienda online de diseño responsive radica en que Google, cuando es consultado desde dispositivos móviles, va a ir primando cada vez más que estos vengan de webs bien adaptadas.

3 – No tener una estrategia de contenidos.

En servicios SEO, utiliza la norma general de la calidad frente a la cantidad. Por ejemplo ahora hay muchas empresas dedicadas a ofrecer falso Inbound Marketing que aconsejan hacer 5 entradas de blog por semana. Esto hay que tomarlo con pinzas y debe de haber criterio SEO, una buena estrategia de keywords, y una planificación de campañas para usuarios TOFU, MOFU o BOFU.

Pero volviendo a la creación de contenido: a Google le gusta más la calidad que la cantidad. Intenta que todo lo que publicas, ya sea una entrada de blog o el texto de descripción de un producto esté bien ordenado: di cómo se llama el producto, qué características técnicas tiene, qué tiene de bueno frente a otros productos y qué beneficios te va a traer usarlo. No te excuses en “es que no sé qué contar de este producto” y pongas un breve “destornillador marca X modelo 3, 5€” y santas pascuas.

Si no sabes hablar de tu producto ¿Entonces eres experto en lo que vendes? ¿Esa es la imagen que quieres dar?. Pon fotos, pon textos muy descriptivos, haz un resumen de uso, y haz posible que la página del producto se pueda compartir en medios sociales. Crea contenido, pero hazlo bien, como si tuvieras delante a un cliente y JAMÁS copies y pegues los textos que el proveedor de ese producto te da o promoverás que tu sitio se identifique con contenido duplicado.

E importante, utiliza el blog para lo que es: dar una visión más informal de un producto o servicio, o noticias interesantes a tus seguidores, pero no lo conviertas en una herramienta con doscientos enlaces a tu catálogo. No hagas una estrategia de publicaciones del blog, haz una estrategia de contenidos de TODA la tienda online.

Si te preocupa la longitud del texto, que es una pregunta recurrente, ten bien en cuenta que como poco poco poco, debes de escribir 300 palabras y la tendencia es ir aumentando hasta casi las 1200. Ya sabemos que es mucho, pero cuando sabes de lo que hablar te parecerá poco.

4 – No tener una estrategia de keywords (o frase/palabra clave).

Cuando nos lanzamos a vender productos en online, muchas veces pensamos “quiero que cuando la gente busque destornillador, salir yo el primero”. Pues bien, mientras antes asumamos que eso ya en día es casi imposible con SEO, mejor (con SEM, podría ser…). Hoy en día tenemos que pensar que no estamos solos en la red y habrá muchísimas empresas haciendo desde hace mucho tiempo optimización de contenidos, por lo que tienes que pensar en cómo busca tu cliente ese producto.

Quizás tienes una oportunidad de posicionamiento con “destornillador para instalaciones eléctricas”. Además ten en cuenta que no es bueno repetir la keyword exacta pensando en “si pongo seis productos con la misma, tendré más oprtunidades”. Lo bueno es que cada producto tenga una palabra/frase clave diferente. Y tras plantear una estrategia de keywords, evalua si los productos que has optimizado con esas keywords se posicionan bien mirando la analítica de tu tienda online.

5 – Creación de URLs no seofriendly.

Al hilo del punto anterior, tenemos que tener en cuenta que no debemos de usar ni guiones bajos, ni repetir keywords en las url. Además tenemos que evitar canibalizar las URL. Por ejemplo:

Si vendemos destornilladores para instalaciones electricas, y tenemos cinco productos lo mejor es que creemos una categoría con “destornillador para instalaciones eléctricas.” y que los productos los nombremos por su marca o modelo:

BIEN PARA URL DE CATEGORÍA:
www.nombredemitiendaonline.com/comprar/destornillador-para-instalaciones-electricas

MAL PARA URL DE CATEGORÍA: ww.nombredemitiendaonline.com/category_product/??/destornillador_para_instalaciones_electricas/destornilladorparainstalacioneselectricas_modelo_X

BIEN PARA URL DE PRODUCTO
www.nombredemitiendaonline.com/nombre-de-producto-y/o-marca

MAL PARA URL DE CATEGORÍA:
www.nombredemitiendaonline.com/id=315

6 – No hacer SEO Offpage

Sólo con optimizar los contenidos no es suficiente. El SEO de una tienda online se ve reforzado por otras acciones que puedes llevar a cabo fuera del sitio web de tu tienda online.

Es lo que se llama hacer acciones de SEO Offpage, entre las que están hacer concursos en tu Facebook, responder en tu twitter poniendo enlaces a tu web para que un usuario amplie más información o aparecer en las webs de otras personas. Es por este motivo, por el que surge con fuerza la figura del influencer, ya que mientras más personas referencien nuestra web, y estas a su vez sean más importantes, podemos beneficiarnos de us autoridad para un mejor posicionamiento.

Por eso, cuando un emprendedor empieza, una herramienta de SEO Offpage, por muy extraño que parezca, puede ser participar en un evento que va a retransmitir un diario digital de importancia, ya que de esa forma, si una página web de máxima autoridad nos referencia, nosotros saldremos beneficiados. Para saber quienes son tus influencers más inmediatos puedes usar MentionMapp y TOPSY, dando la primera de las herramientas un mapa visual muy claro e interesante.

7 – Uso exagerado de etiquetas

Hace unos años, hacer SEO consistía en añadir al código fuente de la página una ristra interminable de etiquetas, y era habitual escuchar a los diseñadores y marketers preguntar a los clientes “dime todas las variaciones del nombre y todas las palabras con las que se asocia tu producto”.

Eso está como poco obsoleto y hoy en día los productos deben de tener las etiquetas precisas. Nosotros no recomendamos que por producto sean más de seis, ya que las etiquetas en las tiendas online modernas son más una ayuda a la navegación. Por ejemplo si vendemos relojes online, unas etiquetas que podemos usar es “reloj analógico, para niños, sumergible, antigolpes”, sobre todo pensando en que si alguien llega a ese producto, pueda seguir navegando en otros productos primando esa característica (etiqueta) por encima de todo.

8 – No proveer de resultados enriquecidos.

Los “resultados enriquecidos” o micoroformatos son aquellos resultados de búsqueda de Google que tienen los snippets muy completos. Ni que decir tiene que el metatitle o metadescription de la web ha de estar optimizada, lo que se puede complementar con información extra: valoraciones de los usuarios. Para hacer que tus resultados aparezcan así, contacta con tu proveedor de servicios de marketing online o la agencia que desarrolló tu tienda online.

9 – Tener una tienda online lenta.

A menudo cuando las empresas lanzan su tienda online, y se las han encargado a una agencia, estas proveen una tienda online muy optimizada para que la carga sea rápida, y los tiempos de espera a la hora de cargar la web una vez que clicamos en un enlace o escribimos una URLS sean cortos.

Pues tener una tienda online cuya velocidad de carga sea excesiva nos perjudica en optimización SEO,  y puede ser una suma de factores como por ejemplo, que el CSS no está bien optimizado, que las imágenes pesan mucho o tu web necesita plugins específicos como el W3 Supercaché (si tu tienda online está hecha en WordPress).

10 – No poner enlaces externos

Cuando publicamos nuestra tienda online, hay como un miedo terrible por parte de los gestores de eCommerce a poner enlaces externos, con lo beneficiososos que son. Estos enlaces deben de ser de calidad, por ejemplo, podemos ayudar mucho a un cliente si ponemos el enlace a la ficha del producto a la web del proveedor, o si tenemos un concepto difícil de entender, un enlace a wikipedia. Hay algunas tiendas que lo que hacen es crear un sitio web a título informativo a donde deriban esos enlaces, así no sales del ecosistema digital de la marca.

Resumiendo los 10 errores imperdonables SEO en una tienda online:

Para resumir este artículo, podemos decirte que cuando te pongas a evaluar la estrategia de SEO de tu página web, primero mira a ver qué hace y cómo escribe tu competencia que sabes que está bien posicionada. Luego mira a ver cómo está la información de los productos que vendes, si es completa, si realmente es descriptiva y aporta un valor diferencial a la vida de tu cliente, y luego revisa como está construida tu tienda online, y testéala en tablets y smartphones. Si después de todo eso quieres además formarte una mejor idea de cómo está tu tienda online, puedes usar nuestra herramienta de auditoría instantánea, donde recibirás un completo pdf con indicaciones sobre lo que debes de mejorar. ¡Hazlo!

c2-digital-agency-CTA-seo-auditor